La industria textil nos acompaña desde el momento en que nacemos y logra satisfacer una de nuestras mayores necesidades. Además, fue una de las primeras industrias en desarrollarse y brinda trabajo a millones de personas.

 

Pero, ¿estás consciente de la otra cara de la moneda? En Ola Lily conocemos la importancia de una prenda pero también sabemos lo perjudicial que resulta para el medio ambiente el que un bikini llegue a tus manos.

 

Durante los últimos años, la industria textil sufrió múltiples cambios, se expandió, el fast fashion se apoderó de este sector, y como consecuencia tenemos prendas menos duraderas y que pasan de moda muy rápido. Desafortunadamente, se convierten en desechos.

 

La vida útil de las prendas es muchísimo menor provocando un impacto negativo para el medio ambiente. Además, las cantidades de agua que necesitan para la producción son mayores.

 

Los expertos definen la huella hídrica como el volumen total de agua dulce que utilizan para producir productos y servicios, en conjunto con la huella de carbono, es uno de los principales indicadores de los efectos que una actividad tiene sobre el medio ambiente.

 

La industria textil es una de las que más agua consume a nivel mundial. Fabrican alrededor de 80 mil millones de prendas al año en el mundo y el 40% de ellas son de algodón, una fibra textil vegetal que requiere grandes cantidades de agua para su cultivo.

 

Para elaborar una camisa de algodón requieren 2,700 litros de agua. Si aún no entiendes la magnitud, te contamos que esta cantidad es suficiente para que una persona tome agua por 900 días.

 

Si esto fuera poco, con el paso del tiempo, los seres humanos estamos contaminando el agua de los ríos y lagos más rápido de lo que la naturaleza puede reciclarla y purificarla.

 

Es importante mencionar que más de 1000 millones de personas aún no tienen acceso a agua potable.

 

El impacto negativo que la industria textil tiene sobre el medio ambiente no cambiará hasta que decidamos accionar al respecto, tanto como personas y como empresas. Por ejemplo, aquí en Ola utilizamos 0% de agua en el proceso de impresiones digitales, minimizando nuestro impacto ambiental.

 

Si tú quieres apoyar al cambio, procura utilizar al máximo las prendas que tienes y si ya no las necesitas, dales una segunda vida, puedes donarlas o intercambiarlas con tus amigas. No finjamos que nada pasa, ¡tomemos conciencia!

Por Lillian Grau

Encuentra artículos similares

blog

Dejar un comentario

Ver todo los artículos

Cuida tu salud: conoce el certificado Oeko-Tex

Do you know the Oeko-Tex Standard 100 certificate? Show that your textile products are not harmful to health.